Cuando decidí ir a Etiopía tenía un dilema moral sobre si ir de turista era apropiado… algo que leí me convenció… si visitas su país lo que tienes que hacer es turismo responsable comprando lo necesario a pequeños comerciantes y no en grandes superficies, artesanía rural… de esta manera puedes conocer estos sitios y ayudar con la economía local.

Es un país que me enamoró por las sonrisas sinceras de su gente y porque realmente no conocía nada de su cultura y su gente.

Compré online los billetes de ida y vuelta desde mi país hasta la capital Addis Abeba. Después tirando de google contacté con varios touroperadores para ver si podía gestionar billetes aéreos para el norte. Las ciudades están separadas y conviene ir en aviones. Mi sorpresa fue enorme cuando el precio a través de ellos fue casi una quinta parte de lo que aparecía online, de modo que me cité con un representante en el aeropuerto y le pagué y me dio los billetes, que además se pueden cambiar de día a tu conveniencia (siempre que haya espacio en el avión).

Otra cosa que reservé fue el coche con conductor para ir al sur dado que en la carretera no hay indicaciones es necesario llevar conductor local y que además ayude con el inglés, dado que en el sur cada tribu tiene su propio idioma… El resto solo consistió en llenar el coche de provisiones y carretera y manta!

Disfrutad de este hermoso país, su gente, sus vistas, y su cultura. La ceremonia del café es un bonito ejemplo a compartir con los locales y para disfrutar, la música muy alegre, los mantos de colores, su comida típica… y tantas cosas!